Anuncio

El jefe de policía escolar de Uvalde, Pete Arrendondo, es puesto en licencia administrativa

El jefe de policía de la escuela Uvalde, Pete Arredondo, tercero desde la izquierda, durante...
El jefe de policía de la escuela Uvalde, Pete Arredondo, tercero desde la izquierda, durante una conferencia de prensa afuera de la escuela primaria Robb en Uvalde, Texas, el Jueves 26 de Mayo de 2022.(AP Photo/Dario Lopez-Mills)
Publicado: 23 jun 2022, 11:17 GMT-5
Envíe Este Enlace Por Correo Electrónico
Compartir en Pinterest
Compartir en LinkedIn

UVALDE, Texas (KWTX) - El asediado jefe de policía de Uvalde CISD, Pete Arredondo, quien esta bajo fuego por su manejo de la respuesta policial a la masacre en Robb Elementary el 24 de Mayo, ha sido puesto en licencia administrativa.

El superintendente del distrito escolar de Uvalde, Hal Harrell, anunció la decisión el Miércoles, un día después de que el principal oficial de la ley en el estado de Texas describiera la respuesta a la masacre como un “fracaso abyecto.”

“A día de hoy sigo sin detalles de la investigación que llevan a cabo varias agencias. Debido a la falta de claridad que queda y al momento desconocido de cuándo recibiré los resultados de las investigaciones, he tomado la decisión de colocar al Jefe Arredondo en licencia administrativa a partir del 22 de Junio”, dijo Harrell.

Mike Hernández, un teniente de la fuerza policial del distrito escolar, ahora será el jefe de policía interino.

El director del Departamento de Seguridad Pública de Texas, Steve McCraw, dijo el martes a un comité del Senado estatal que la policía podría haber detenido al tirador en la Escuela Primaria Robb tres minutos después de llegar si no fuera por la indecisión del comandante en la escena, quien “puso las vidas de los oficiales antes que los de los niños.”

McCraw dijo que Arredondo era “la antítesis” de dos décadas de entrenamiento policial desde la masacre de la escuela secundaria Columbine, que dicta que los oficiales confronten a los tiradores activos lo más rápido posible.

“Los oficiales tenían armas; los niños no tenían ninguno”, dijo McCraw. “Los oficiales tenían chalecos antibalas; los niños no tenían ninguno. Los oficiales tenían entrenamiento; el sujeto no tenía ninguno. Una hora, 14 minutos y 8 segundos. Ese fue el tiempo que esperaron los niños y los maestros en el salón 111 para ser rescatados.”